El cepillo dental



Este es nuestro primer aliado en la lucha contra la caries y la enfermedad periodontal..
El cepillo remueve partículas de comida y placa dental (una capa invisible compuesta de bacterias) que se deposita sobre los dientes y contribuye a causar daños en los dientes y encías.

Lo verdaderamente importante y fundamental en cuanto a higiene dental es remover mecánicamente con el cepillo la placa dental, más allá de pastas y colutorios.

Cuando esta placa no es removida al menos dos veces al día con el cepillo y el hilo dental, se puede transformar en cálculo,denominado frecuentemente sarro. Por todo esto, se hace necesario escoger un buen cepillo de dientes.
En general, seleccione un cepillo de cerdas suaves, pulidas y redondeadas para que no haga daño a sus encías.
Elija un tamaño y forma con la cual se sienta cómodo y con la que alcance a cepillar todos sus dientes.
Para niños es más fácil utilizar cepillos "infantiles" ya que su tamaño es más adecuado, junto a variados colores y diseños motivan al pequeño a cepillarse con mayor frecuencia.

Todos los cepillos dentales reconocidos (tanto manuales como eléctricos) sirven para remover adecuadamente la placa dental que se encuentra por encima y ligeramente por debajo del borde de las encías.
Lo importante es que el usuario aplique la técnica correctamente.

Las superficies entre los dientes no son alcanzadas por las cerdas del cepillo y por lo tanto deben ser limpiadas con hilo dental u otros instrumentos de limpieza complementarios.
Cambie su cepillo cada 3-4 meses o cuando vea que las cerdas ya no están rectas. Un cepillo en mal estado pierde gran parte de su eficacia.

Los cepillos eléctricos son tan efectivos como los manuales si se usan correctamente. Su principal ventaja radica en que permite movimientos que a ciertas personas les resultan difíciles de ejecutar. Por ejemplo las personas con limitaciones físicas causadas por enfermedades tales como la artritis pueden cepillarse con mayor facilidad con un cepillo eléctrico.
Los niños también pueden verse beneficiados pues la novedad del cepillo eléctrico pudiese motivarles a utilizarlo con frecuencia.

Las personas que tienen dificultades para cepillarse por tener problemas en las manos, hombros o brazos pueden modificar sus cepillos dentales para facilitar su uso. Algunas formas de hacerlo son:

- Aumentando el diámetro del mango adaptando una esponja, o goma.
- Doblando el mango pasándolo por agua bien caliente.

Consúltenos para aconsejarle acerca del cepillo que mejor se adapte a sus necesidades particulares.